La Región de Los Tuxtlas en Veracruz

La región de los Tuxtlas en Veracruz

Ubicada en el sureste del estado de Veracruz, la Región de Los Tuxtlas habita en medio del exotismo y la belleza de la selva tropical húmeda.

Sus moradores ancestrales llamaron a esta tierra Olman, que significa “región del hule”; ellos rendían culto a los cerros, al sol, a la luna, al agua, a los volcanes, a la serpiente emplumada, al jaguar.

Los Olmecas son considerados la cultura madre de Mesoamérica, dejaron como testimonio imperecedero de su grandeza las fabulosas cabezas colosales, y ciudades enterradas en la selva como Tres Zapotes, del mismo tiempo de La Venta en Tabasco. Pero, sobre todo, hoy en esta región de la selva veracruzana están las manos ásperas de sus descendientes, que trabajan el barro con maestría y tuercen el tabaco con sorprendente habilidad.

Del mismo modo, los tuxtlecos son herederos de nostálgicos ritmos de acentos indígenas y afromestizos conocidos como sones, de leyendas de chaneques y duendes de la montaña, de antiguos rituales de sanación, de muchos misterios y del tiempo con sus pausas.

Santiago Tuxtla es una pequeña ciudad que se levanta sobre el extinto volcán El Vigía hasta las planicies del río San Juan, frente al volcán San Martín. El lugar guarda las tradiciones y costumbres de los Tuxtlas, y en sus alrededores hay un sinfín de tesoros por descubrir en los rincones de la selva.

Los aires provincianos de la Región de los Tuxtlas

En el Parque Juárez de Santiago Tuxtla, destaca entre bellas jardineras una cabeza colosal, que es la más grande de las 17 que existen en el país; su presencia recuerda inmediatamente al visitante que ha llegado a la Cuna de la Cultura Olmeca.

El quiosco al centro del parque tiene una presencia elegante, así como el templo con su magnífico Reloj Parroquial. Tampoco pasa desapercibido el edificio de arquitectura colonial que alguna vez fuera el Palacio Municipal; el recinto erigido en 1880 hoy es sede del Museo Tuxtleco, que posee las mejores piezas de los pueblos olmecas que habitaron en la región hace ya más de 3,000 años.

El museo cuenta con tres espacios expositivos: la sala regional mesoamericana donde están exhibidos diversos ornamentos prehispánicos, mascarones, instrumentos musicales, y las famosas figuras sonrientes; en la sala de escultura monumental se encuentra una cabeza colosal proveniente de Tres Zapotes y la Piedra del Negro, que es un monolito colosal tallado de origen volcánico; finalmente, en la sala colonial se pueden descubrir algunas piezas de este periodo, como instrumentos de navegación, esculturas, pinturas, armaduras, mobiliario de época y una escultura de Santiago Apóstol del siglo XVII.

La región también tiene mucho que decir en cuestión de gastronomía, basta acercarse al mercado municipal o a los restaurantes del centro para encontrase con los chochos en tomachile, preparados a base de una espiga de palmera con tomate y chile; el pan de marquesote que se elabora con trigo y maíz, los huesos de cerdo asados con chilpachole, o el pescado envuelto en hoja de plátano y aderezado con tomachile.

La zona arqueológica de Tres Zapotes

A poco más de 20 kilómetro de Santiago Tuxtla, se halla la maravillosa zona arqueológica de Tres Zapotes. La ocupación del sitio inició alrededor del 900 a.C., y fue entre el 400 a.C. y el 300 d.C. cuando tuvo su época de mayor auge.

Entre sus estructuras más importantes se encuentra el conocido Grupo Arroyo, la Loma Camila con sus 7 metros de altura y 130 metros de longitud, así como dos montículos de cinco metros de altura que delimitan una amplia plaza.

Para conocer de cerca los vestigios que se han encontrado en Tres Zapotes, es necesario visitar el museo del sitio donde se encuentran piezas como la estela D, con la representación de un personaje misterioso que en una de sus manos lleva una vara larga, una pechera y un pectoral, y está acompañado de otros dos personajes también ricamente ataviados; toda esta escena se desarrolla al interior de unas enormes fauces de jaguar.

También se encuentra la estela A, donde aparece una serpiente que parece ascender hacia un jaguar. Otras piezas importantes son la cabeza colosal de Hueyapan, y la estela C donde están representados la diosa de la tierra, el dios de la lluvia y el dios del sol. En la sala del periodo Clásico se encuentran hachas de uso ceremonial, collares, brazaletes, cerámica y figurillas, y en uno de los patios están los restos de un altar.

Los alrededores de Santiago Tuxtla

No podrás irte de Santiago Tuxtla sin conocer las fábricas de tabaco, tanto las artesanales como las industriales, en la comunidad vecina de San Andrés. Del mismo modo, no puedes perderte el Salto de Eyipantla, una cascada de más de 60 metros de altura que quita el aliento; o la Laguna Encantada, donde se encuentra la Cueva del Diablo, que es donde los brujos de la región realizan rituales dedicados al Señor de las Tinieblas.

Los senderos que ascienden hacia el volcán San Martín regalan las postales más increíbles de toda la región, y las maravillosas playas de Montepío, Toro Prieto, Playa Hermosa, Playa Roca Partida y Punta Puntilla, en la Costa de Oro, son rincones fantásticos donde mar y selva se funden en un escenario espectacular.

En fin, la Región de Los Tuxtlas en Veracruz es una de las joyas más preciadas de nuestra geografía, los rumores de los ancestrales Olmecas y los fantásticos parajes naturales de esta zona te atraparán como pocos lugares en nuestro país.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos