Jalpa de Cánovas, Pueblo Mágico de Guanajuato

Jalpa de Cánovas, Pueblo Mágico de Guanajuato

El Pueblo Mágico de Jalpa de Cánovas en el estado de Guanajuato es un destino excepcional para pasar fines de semana.

Un rincón entrañable, con joyas coloniales y lugares naturales estupendos que, sin duda, debes considerar en tu próximo viaje a la región.

La Hacienda de Jalpa de Cánovas

El origen del Pueblo Mágico de Jalpa de Cánovas, en el municipio de Purísima del Rincón, es su hacienda fundada en 1542 por el encomendero de Huango y Pénjamo Don Juan Villaseñor.

La imponente hacienda, en tiempos coloniales y posteriormente en épocas del México  Independiente, fue de lo más importante y próspera en la región oeste del estado, tanto así que se le llegó a conocer como “el granero de México”. En lo concerniente a su producción ganadera hay que decir que la hacienda contaba en sus mejores tiempos hasta con más de 10 mil cabezas, del mismo modo se criaban caballos, y hasta toros de lidia que llegaron a ser muy cotizados en las mejores plazas de toros del país.

No menos prolífica fue su descomunal producción agrícola de cereales como el trigo y el arroz, también alfalfa, pastizales, maíz, y huertos en general. En sus momentos de mayor auge, la hacienda llegó a tener más de 5 mil trabajadores y más de 300 kilómetros cuadrados de extensión. Sus presas, canales y en general sus sistemas de irrigación eran de los más avanzados del país.

Aquellos tiempos de fastuosidad y opulencia dejaron una huella perenne. Hoy se puede visitar lo que quedó del maravilloso casco antiguo de la hacienda, especialmente atractivo con su encantador patio interior, su bella fuente y arcadas señoriales, colmados de historia de los tiempos de gloria.

En algunos de los viejos paredones de la Casa Grande todavía se pueden ver las marcas que dejaron los balazos de la Guerra Cristera. En el recorrido los amplios cuartos pueden ser visitados, en ellos pernoctaron en algún momento de la historia insignes personajes como Porfirio Díaz y  Maximiliano de Habsburgo. En algunos de los salones están en exhibición soberbios muebles de época y enseres de tiempos coloniales.

El Templo de Nuestra Señora de Guadalupe del siglo XVII, que es también parte de la propiedad, es de gran belleza y señorío. En los alrededores del casco antiguo su molino de harina hidráulico, sus espectaculares jardines, su hermoso acueducto de piedra vieja, su vetusta presa de tiempos coloniales, sus enormes bodegas, trojes y silos repartidos por toda la inmensa propiedad, también conservan los rumores de los tiempos de bonanza de una de las haciendas más importantes del Bajío y de todo el país.

Las joyas del Pueblo Mágico

Una vez recorridos los nostálgicos espacios de la hacienda, la Plaza Principal del pueblo espera a los paseantes. Entre su frondosa vegetación se atisban las casonas del siglo XVII al XIX de su alrededor, los edificios ostentan distintos estilos arquitectónicos, que van del colonial hasta el estilo neoclásico. Aquí las espléndidas nieves artesanales son una de las especialidades gastronómicas de la zona que hay que degustar.

Si uno sigue curioseando por los vetustos callejones, se van descubriendo otras joyas arquitectónicas de excepción. El Templo del Señor de la Misericordia, de estilo neogótico terminado de construir hace poco más de cien años, es de sorprendente belleza; sus muros de ladrillo rojo ostentan hermosos vitrales, y en el interior los murales son espléndidos.

Otros edificios que sin duda merecen especial atención son el Templo Parroquial de Nuestra Señora de la Purísima Concepción, y el Templo  de Nuestra Madre Santísima de la Luz. El Museo Luis Cabrera es un espacio interesante para conocer un poco más de este entrañable lugar, su museografía es agradable, y sus documentos, mapas, fotografías, y objetos de época acercan al visitante a los detalles puntuales de los acontecimientos más emblemáticos de la hacienda y del pueblo.

En la plaza y callejones aledaños destacan algunos locales que ofrecen productos regionales interesantes. Las máscaras de madera son de muy buena factura; los dulces de membrillo y cajeta son también una deliciosa especialidad, como lo son del mismo modo los espléndidos licores de frutas de la región.

La naturaleza en los alrededores

Esta región del Bajío regala paisajes naturales fantásticos, para perderse y pasar jornadas maravillosas. El Balneario Los Girasoles es perfecto para los chapuzones y los picnics; la antigua Presa de Santa Eduviges, con su magnífico acueducto, y la Presa Nueva son espacios naturales excepcionales para los paseos y la pesca. El Manantial de Los Tanques ofrece las aguas más diáfanas y cristalinas de la región, sin duda se trata del mejor lugar para refrescarse y nadar a tus anchas.

El Parque Cañada de Negros, con sus espléndidos jardines y riachuelos, es de visita obligada si lo que quieres es descansar en un marco natural esplendoroso. Y si, por el contrario, lo que quieres es acción, en la Sierra de la Comaja podrás volar desde las alturas en parapente.

En fin, el Pueblo Mágico de Jalpa de Cánovas es ideal para disfrutar de un fin de semana espléndido. En tu próximo viaje a León, aprovecha y escápate a este rincón entrañable con toda la familia.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos