Fin de semana en Puerto Vallarta para una escapada romántica

Fin de semana en Puerto Vallarta  para una escapada romantica

Un fin de semana en Puerto Vallarta es lo que tú y tu pareja necesitan para reavivar el amor y disfrutar de unos merecidos días de descanso.

Puerto Vallarta es uno de nuestros rincones predilectos de playa, un pequeño paraíso terrenal ideal para darse una escapadita de fin de semana con quien más se quiere; su franja costera es una de las más bellas del país.

La hermosura de su mar, su exuberante flora y fauna, las plácidas playas de arena fina y blanca, sus ríos y lagunas, su entrañable pueblo colonial, su excelente gastronomía, su estupenda infraestructura hotelera y la amabilidad de su gente, son el pretexto ideal para visitar esta región enclavada entre el Océano Pacífico y la parte más selvática de la Sierra Madre Oriental.

Te dejamos aquí algunas sugerencias para que pases un fin de semana con un itinerario equilibrado, que privilegia los rincones más entrañables y los sutiles placeres gastronómicos.

Fin de semana en Puerto Vallarta: viernes desde temprano

El viernes desde que se llega, después de haberte instalado en tu hotel, hay que salir justo después del desayuno a devorar todos los rincones más emblemáticos y seductores de la ciudad.

Quizá la Plaza de Armas es el mejor lugar para empezar a sentir el pulso vallartense. Entre su bello quiosco y sus jardineras bien cuidadas, siempre hay gente leyendo el periódico sobre una banca, boleándose los zapatos, consumiendo alguna garnacha o simplemente departiendo con los amigos. Los domingos la plaza está particularmente nutrida, porque son las jornadas de danzón que los lugareños no se pierden por nada. Esporádicamente, la plaza también es sede de conciertos, exposiciones de arte y celebraciones.

No puede faltar la visita de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, que es todo un ícono de la ciudad. Muy cerca, el Mercado de Artesanías Pueblo Viejo es muy recomendable para conocer la artesanía local y los antojitos vallartenses.

Después de estas primeras sensaciones, te estará esperando el malecón, que es un precioso paseo marítima de casi un kilómetro de largo. En el trayecto irás descubriendo las maravillosas vistas del Pacífico, las esculturas urbanas de bronce, el famoso caballito de mar, varias joyerías, tiendas de souvenirs, bares, restaurantes y mucha actividad.

Más adelante te estará esperando la emblemática Isla del Río Cuale, que se encuentra justo en los límites de Viejo Vallarta, hoy conocido como la Zona Romántica. Aquí se disfrutan mucho los paseos por los jardines del Centro Cultural Cuale, y también son agradables las fantásticas vistas de la sierra que se tienen desde las escaleras que unen a la isla con el famoso Gringo Gulch, que es una zona residencial que se yergue en una de las laderas del río Cuale, y que fue la primera zona que se pobló con los primeros estadounidenses que llegaron a Vallarta en los años cincuenta.

Del otro lado de la isla están las tiendas de curiosidades, las terrazas gastronómicas que miran al río, y los tradicionales puentes colgantes que regalan agradables vistas. Después de comer algo en la isla, puedes dirigirte al Muelle de Los Muertos, y caminar por más de cien metros al interior del mar para disfrutar los panoramas que se tienen de la bahía.

Aquí mismo te encontrarás con el Viejo Vallarta, que guarda una típica atmósfera de pueblito mexicano. En sus calles empedradas podrás ver pasar el tiempo desde alguno de sus cafés, o podrás perderte un rato en las galerías de arte y las boutiques de moda, o simplemente podrás seguirte hasta los clubes nocturnos que se encuentran muy cerca de la playa.

Sábado: todo el día en el mar

El sábado habrá llegado el momento de conocer el corredor turístico de Vallarta, con sus playas idílicas y bosques tropicales de profusa vegetación.

Nuevo Vallarta, a menos de 10 km de Puerto Vallarta, ostenta una fantástica oferta hotelera, una playa maravillosa y todas las facilidades para practicar deportes acuáticos. Muy cerca de aquí, Bucerías es famoso por sus excelentes restaurantes, que ofrecen los mejores pescados y mariscos de la región.

Si se sigue por el corredor turístico, se llega hasta Punta Mita que es un rincón fascinante. En esta franja costera todas las playas son espléndidas, frente a ellas sólo están las encantadoras Islas Marietas y la inmensidad del mar. Desde aquí es obligado tomar un catamarán para dirigirse hacia las islas, que son un paraíso para el buceo y el esnórquel, por su extraña belleza de contornos rocosos, habitados por pájaros bobos de patas azules, fragatas y pelícanos.

Sobre todo, es imperdible la exótica Playa del Amor, que para muchos es una de las más bellas del planeta. Se trata del mejor lugar para las citas a solas.

A un lado de Punta Mita, se encuentran restaurantes entrañables que ofrecen conchas rellenas de camarón, caracol, pulpo, callitos, taquitos de jaiba y tostaditas de ceviche que son una delicia. Y como plato fuerte, la langosta a la parrilla y las jaibas oaxaqueñas son platillos que nunca se olvidan.

El domingo hasta el final de la tarde

Como el domingo termina el fin de semana, conviene buscar destinos cercanos para no correr riesgos de perder el avión. Muy cerca del centro de Vallarta, la playa de Mismaloya es simplemente extraordinaria. Los lancheros de la zona ofrecen excursiones muy atractivas, como paseos hacia Cabo Corrientes y su famosa playa de Yelapa, hacia las islas Marietas, y también hacia Colimilla, que es una playa cercana a la que solo se puede llegar por mar.

Si te decantas por Colimilla (muy recomendable), en menos de 20 minutos estarás en una playa solitaria y paradisiaca. Este pequeño remanso es ideal para bucear o esnorquelear, para ejercitarse con el kayak, para paseos por los senderos que se internan en la selva, o simplemente para tomar el sol en el lugar más tranquilo y agradable de la tierra.

De regreso a Puerto Vallarta resulta muy recomendable entregarte a los reconfortantes masajes terapéuticos con aromaterapia, a los faciales, a un temazcal con todo y limpia, o a una deliciosa regadera suiza. En la ciudad encontrarás decenas de centros holísticos o spas para darte este gusto.

Regálate un fin de semana en Puerto Vallarta y disfruta de una cita romántica de excepción; hay un antes y un después cuando se visita Puerto Vallarta. No dejes de comprobarlo.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos