El municipio y las artesanías de Tonalá, Jalisco

El municipio y las artesanías de Tonalá, Jalisco

Las artesanías de Tonalá, su gastronomía y su historia, tienen un papel preponderante en el estado de Jalisco y en todo México.

En la zona conurbada de Guadalajara, devorada por la enorme mancha urbana de la capital jalisciense, se encuentra el hermoso pueblo de Tonalá. Esta encantadora localidad no sólo alberga valiosos vestigios de las primeras colonias del siglo XVI, sino que es en muchos sentidos el corazón de algunas de las tradiciones más arraigadas de nuestro país.

Entre otras cosas, Tonalá es la cuna de la alfarería, y la música tradicional de mariachi tiene aquí su espacio más entrañable. Sobre las artes plásticas, en Tonalá proliferan talleres y galerías, y si de artesanías se trata, los tonaltecas son poseedores de una sabiduría legendaria que los convierte en maestros artesanos de primer orden.

Por si faltaba algo, las virtudes culinarias en este rincón jalisciense son bien conocidas. Te dejamos aquí algunas sugerencias para que en tu próximo viaje a Guadalajara no dejes de acércate a este bello rincón tan mexicano.

Tonalá se tiene que caminar

Para conocer Tonalá, tienes que dejar tu automóvil a buen resguardo y dedicarte tranquilamente a conocer todos sus recovecos entrañables. Tu visita tiene que iniciar por la Plaza Cihualpilli, que es la principal y merece ser caminada con calma para ir descubriendo sus detalles más interesantes.

Su quiosco municipal de épocas del porfiriato es un orgullo de los tonaltecas, su escultura del guerrero Cihualpilli es muy atractiva, como lo son también sus jardineras habitadas por helechos y especies arbóreas. La plaza es un muy buen termómetro para conocer el pueblo, y es que es el sitio donde se dan cita los lugareños al final de la tarde; los puestos de tortas ahogadas, tepaches y atoles enriquecen la estadía.

En uno de los costados de la plaza se encuentra el Palacio Municipal, que fue construido en 1533. El edificio exhibe bellos murales, una selecta colección de artesanías tonaltecas, y un reloj monumental de cerámica en la parte superior, realizado por el famoso Jorge Wilmot.

En contra esquina de la plaza, tienes que tomar en cuenta el bello Santuario del Sagrado Corazón, construido en el siglo XIX sobre lo que fue el Hospital de Nuestra Señora de la Soledad. El edifico tiene fachada gótica pero su interior es de estilo renacentista, y conserva en excelente estado un vía crucis de origen italiano.

En la calle de Álvaro Obregón, es de visita obligada la Parroquia de Santiago Apóstol del siglo XVII, que es el templo más importante del pueblo. En el interior destaca un retablo de estilo neoclásico, una sacristía con relieves tallados en piedra, y su claustro de atractivas columnas. Es uno de los edificios más notables del estado. A un costado del templo el Arco de Botarel es uno de los vestigios más antiguos del estado; fue construido para conmemorar la entrada de los españoles a Tonalá en 1530.

Cerca de la avenida Tonalteca se encuentra el Cerro de la Reina Cihualpilli, desde donde tendrás las mejores vistas de la zona, incluso alcanzarás a ver la ciudad de Guadalajara y la inmensa meseta de los Altos de Jalisco. Aquí mismo, no puedes perderte el monumento de la Reina Cihualpilli y la capilla de piedra de castilla dedicada a la Virgen de Guadalupe. La zona cuenta con áreas de juegos infantiles y senderos agradables.

Otro espacio verde, oxigenado y atractivo es el Parque Ecoturístico las 7 Cascadas, se encuentra cerca del periférico oriente a unos 15 minutos del centro de Tonalá. Esta es en realidad la Barranca del Río Santiago y desde aquí se disfruta de panoramas  incomparables. El parque cuenta con varios manantiales que aquí nacen y se convierten en cascadas que forman a su vez pozas ideales para refrescarse y pasar un muy buen rato.

Las artesanías de Tonalá

Como una breve introducción a la longeva tradición artesanal de la localidad, conviene asomarse a un par de museos que exhiben los trabajos más galardonados de Tonalá, y llevan del mismo modo al visitante de manera puntual y didáctica a acercarse a los interesantes procesos artesanales. En el Museo Nacional de la Cerámica, por ejemplo, que está en la calle Constitución número 104, podrás entender y aprender sobre el devenir histórico de la cerámica en la región y conocerás de primera mano las piezas más sobresalientes de los artesanos más conocidos y avezados. En la calle de Ramón Corona número 73 se encuentra el Museo Tonallan que es albergado por una bella casona típica de la localidad y cuenta entre sus tesoros, además por supuesto de las mejores piezas de arte y artesanía tonalteca, hallazgos arqueológicos de la región e interesantes exposiciones de artistas contemporáneos de Tonalá.

Una vez conocidos los conceptos y antecedentes artísticos y artesanales de la entidad no queda más que devorar las tiendas locales de artesanías, o incluso si tu vista es en jueves o domingo acercarte al famoso tianguis artesanal que por más de 2 kilómetros se extiende a lo largo de la avenida Tonaltecas.

La variedad y calidad están garantizadas en Tonalá, las tiendas tienen de todo lo imaginable y un poco más: muebles rústicos de excelente factura, candiles y arbotantes, lámparas, cerámica exquisita de todo tipo, imágenes religiosas y nacimientos espectaculares, muñecas encantadoras muy mexicanas, joyería en oro y plata estupenda, cofres y cajas de madera pintados a mano, repujados en latón, piezas de pewter, equipales y muebles de ratán, vidrio soplado, cristalería, talabartería, hierro forjado, y por supuesto tequilas y mezcales de las mejores etiquetas del país.

La gastronomía tonalteca

Al final de tu visita seguramente tu estomago pedirá una tregua, y no debes de preocuparte, porque en Tonalá están algunas de las mejores cocinas y recetas del país. Ya sea en los comedores interiores o en las terrazas que dan a las plazas, encontrarás platillos de excepción.

Las tortas ahogadas con sus distintas versiones de chila no pueden faltar, y ni qué decir de los menudos colorados, la birria de chivo, el pozole que no tiene parangón, las enchiladas con mole, las gorditas, los tamales y el borrego al pastor. Y para acompañar puedes optar por los atoles, el tejuino, los pajaretes, el tepache, el aguamiel, la tuba o los ponches de fruta. Ahora que si la cuestión va más en serio, los tequilas y mezcales de Jalisco tienen mucho que decir.

En fin, en tu próximo viaje a Guadalajara ya sabes a dónde ir. Tonalá tiene todo para que pases un día excepcional con toda la familia.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos