Descubriendo el Archipiélago de Revillagigedo

Descubriendo el Archipiélago de Revillagigedo

El Archipiélago de Revillagigedo, en el Océano Pacífico, es una de las regiones más vírgenes y exóticas para los amantes del submarinismo.

Pocos lugares en México ofrecen los paisajes subacuáticos que en los alrededores de las islas volcánicas de este archipiélago se tienen. Las grandes especies de depredadores que aquí habitan y la esplendorosa belleza de los fondos marinos de la zona, son razón más que suficiente para aventurarse en una expedición extrema.

Cómo llegar al Archipiélago de Revillagigedo

Aunque el Archipiélago de Revillagigedo se encuentra ubicado en el estado de Colima, está a casi 500 kilómetros de distancia de Los Cabos y los cruceros de buceo realizan este viaje en poco más de 24 horas de travesía. Una vez ahí, hay que contar con al menos una semana para la exploración de algunas de sus cuatro islas volcánicas: Isla Clarión, Isla San Benedicto, Isla Roca Partida e Isla Socorro.

Durante toda la estancia, los cruceros proveen el equipo necesario para el buceo, guías expertos, paramédicos, alimentos y todo lo que esta experiencia extrema requiere. Las embarcaciones parten con un mínimo de 15, más la tripulación.

Isla San Benedicto

Esta isla resguarda activo al Volcán Bárcena. Sus cenizas y rocas volcánicas han dibujado escenarios sorprendentes de cordilleras, cañones, desfiladeros, y playas paradisiacas de arena negra. Los fondos marinos aquí son el hábitat de impresionantes tiburones martillo, mantas gigantes, delfines, morenas, meros, cabrillas, pulpos, y de miles de peces multicolores.

Conviene mencionar que los tiburones martillo son inofensivos, y aunque sin duda los cardúmenes de cientos de estos ejemplares desplazándose genera sensaciones fuertes, tu seguridad está garantizada como con las otras especies de tiburones de la región.

Los mejores lugares de la isla para iniciar las inmersiones son Punta Oaxaca, que tiene miradores naturales excepcionales; Punta Orlan que es un verdadero oasis para los observadores de aves; y Punta Norte, que alberga las mejores playas de la isla.

Isla Roca Partida

Esta isla es en realidad la cima de un enorme volcán acuático del archipiélago, y sus fondos marinos son unos de los oasis acuáticos más ricos e impresionantes de México. Aquí se pueden ir descubriendo especies estupendas como las ballenas jorobadas, que son viajeras incansables de todos los mares; también hay tiburones martillo, enormes mantarrayas, atunes gigantescos, estupendos tiburones de punta blanca y tiburones de Galápagos, que también son inofensivos. En las rocas, las langostas, las estrellas de mar y los bancos de coral complementan un paisaje simplemente excepcional.

Isla Partida es de difícil acceso por lo que en este punto las inmersiones se realizan desde el crucero.

Isla Socorro

Isla Socorro con su volcán Everman, sus maravillosos cabos de Pierce y de Regla, y su espléndida Punta Tosca es un paraíso para buceadores y amantes de la naturaleza.

En esta isla los flujos volcánicos han creado enormes plataformas que se deslizan hasta el mar, y que son el hogar de una infinidad de especies de peces. Aquí también los tiburones martillo son un espectáculo aparte, así como los tiburones sedosos, los tiburones tigre y los tiburones ballena. Pero las impresionantes mantarrayas gigantes, que parecen enormes naves acuáticas, son sin duda las estrellas del lugar.

Isla Socorro tiene entre sus riscos y cañones maravillosas playas y escenarios naturales, ideales para pasear y ejercitarse con la composición de fotografías estupendas. Los paisajes solitarios de esta pequeña porción de tierra en el infinito oceánico, son verdaderamente joyas naturales invaluables. No podrás perderte la bahía Grayson donde encontrarás un manantial espectacular, o el no menos interesante  manantial de La Tribuna a poca distancia; el avistamiento de las parvadas de pericos de Socorro y cenzontles en esta zona es espectacular.

Este periplo oceánico en estos intocados fondos marinos, que son por cierto Reserva de la Biósfera, es para buzos con experiencia, ya que las inmersiones son en muchos casos bastante profundas. Los mejores meses para esta aventura son de diciembre a abril, justo en la época de menos vientos y corrientes.

Así es que ya lo sabes, si eres amante de las experiencias límite y de la naturaleza en su máxima expresión, este rincón en el Pacífico mexicano te seducirá para siempre.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos