Coscomatepec de Bravo, el Pueblo Mágico

Coscomatepec de Bravo, el Pueblo Mágico

En el estado de Veracruz, a poco más de 30 kilómetros de la ciudad de Córdoba, está el noble Pueblo Mágico de Coscomatepec de Bravo.

Muchos son los excursionistas que llegan a este bello paraje para retar las alturas del volcán Citlaltépetl, mejor conocido como el Pico de Orizaba, y que es el más alto del país con 5 mil 747 metros de altura. En Coscomatepec los viajeros se abastecen, contactan a los guías y estudian las rutas y albergues de la zona.

La sorpresa viene cuando se descubre que este bello Pueblo Mágico es mucho más que un simple paso hacia los confines del volcán, porque aquí se respira el tiempo, y las plazas están siempre habitadas por un bullicio bajo. Las fachadas relucen con sus balcones, y  los aromas culinarios se mezclan con el humo de leña y las esencias florales que descienden del volcán.

En los portales está recién molido el café de las altas montañas, y en los patios de las casonas los habitantes trabajan sus oficios centenarios. El Pueblo Mágico conserva en la intimidad tesoros coloniales, una rica historia y tradiciones intactas.

La intimidad de Coscomatepec de Bravo

Coscomatepec se encuentra en el punto más alto de la región de las Altas Montañas, desde que se llega te reciben dos imponentes barrancas que rodean el pueblo, por donde pasan los ríos Jamapa y Atoyac.

El poblado es encantador y posee una peculiar belleza pueblerina. Algunos testigos pétreos dan fe de ello, como el Puente Virreinal construido en 1805, que cruza el río Jamapa. En el centro, el Parque Constitución que es la plaza principal, exhibe jardines bien cuidados con andadores sombreados y un bello quiosco afrancesado. Los edificios de alrededor son espléndidos, como la Iglesia de San Juan Bautista (siglo XIX) con su Cristo de la Agonía en el interior.

A un lado, la Plaza Hidalgo con su fuente central es sede de los tianguis tradicionales, donde todavía se puede ver a las familias realizando trueques con animales, frutas, semillas o verduras. También aquí está el Palacio Municipal, un edificio de estilo neoclásico que mira hacia el parque, rodeado de una frondosa vegetación. Junto a éste se encuentra el Museo Arqueológico Comunitario, donde descansan algunos vestigios totonacos.

A un par de calles, la Capilla de San Diego (siglo XVI) es muy apreciada por los lugareños. Y en los Portales Leonardo Bravo frente al parque, encontrarás los dulces típicos y los exquisitos tamales de la región.

En la avenida Benito Juárez esquina con Miguel Domínguez, se encuentra una de las más bellas casonas de la región. La casa construida en 1824 hoy es un hotel boutique, y al mismo tiempo un pequeño museo, obligado para quien visita Coscomatepec. Y es que además de los atributos estructurales y de diseño de este edificio, que aún conserva los muebles originales de época Colonial, sus muros resguardan los secretos más íntimos de la historia de la localidad.

Maximiliano de Habsburgo, Benito Juárez, Guillermo Bravo y otros importantes personajes de nuestra historia, pasaron aquí las noches cuando la casona todavía pertenecía a una de las familias nobles de la entidad. Además, en esta hermosa casona Francisco Gabilondo Soler, “Cri-Cri”, pasó largos momentos de su vida; de hecho, su canción “El chorrito” se inspiró en la fuente de los jardines de la casona, y aquí está “El ropero de la abuelita”.

Los sabios oficios

En Coscomatepec permanecen vivos algunos oficios tradicionales como parte fundamental de la vida cotidiana. En la calle de Guerrero, la Panadería La Fama elabora desde hace dos siglos sus panes en horno de leña; debes probar las hojaldras, las rosquillas, las magdalenas, los caracoles, las carteras y los coscorrones. También en esta calle podrás encontrar algunas casas donde se conserva la costumbre de las lanerías y cotones, donde se elaboran hermosas cobijas, ponchos, tapetes y bufandas.

Otro oficio que no se ha perdido es el de la talabartería, varios son los talleres que realizan sillas de montar, cinturones, lazos, y un sinfín de artículos de piel. También podrás descubrir que en algunas casas todavía se lían los puros a mano; los puros de la localidad son famosos en todo el estado.

El Pico de Orizaba

Coscomatepec es uno de los principales destinos del estado para el turismo ecológico, de aventura y de deportes extremos, sobre todo para los amantes del alpinismo.

Decenas de rutas llevan hasta este gigante dormido, con diferentes grados de dificultad. Es muy recomendable contar con un guía que podrás contratar en el pueblo y, por obvias razones, contar con el equipo necesario para la hazaña. Durante los ascensos encontrarás algunos albergues muy bien habilitados, que cuentan con todos los servicios necesarios para atender a los excursionistas. Durante el trayecto irás disfrutando de varios miradores; para los que disfrutan del cañonismo y la escalada, es un verdadero paraíso.

Coscomatepec es una joya veracruzana donde te sentirás como en casa, y el ascenso al Pico de Orizaba es un reto de proporciones mayúsculas. Y para los que no pretenden escalar los picos más altos, existen otras rutas donde puedes disfrutar de jornadas inolvidables.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos