Conoce el Centro Histórico de Querétaro

conoce el Centro Histórico de Querétaro

El Centro Histórico de Querétaro y sus alrededores tienen un sinfín de rincones que recorrer y actividades que hacer. Sigue leyendo para descubrirlo.

La ciudad de Santiago de Querétaro tiene uno de los Centros Históricos más bellos del país. Conocida también como la Perla del Bajío, la entidad presume edificios y monumentos coloniales llenos de historias y leyendas, además de espacios urbanos limpios y agradables.

Caminando por el Centro Histórico de Querétaro

Perderse por el Centro Histórico de la ciudad es una buena idea, porque de cualquier manera todos sus rincones llamativos. En algún momento tropezarás con la Catedral de Querétaro, que es el Antiguo Oratorio de San Felipe Neri, y la reconocerás por su peculiar fachada de acentos barrocos y neoclásicos, y sus acabados en cantera.

Más adelante te toparás con el Ex Convento de San Francisco de Asís, que fue el primer edificio religioso construido en la ciudad, en 1540. En su fachada se conserva el relieve del Apóstol Santiago, patrono de la ciudad, y el edificio hoy alberga el Museo Regional de Querétaro. Sus colecciones prehispánicas son muy valiosas, así como sus diferentes espacios que narran el devenir histórico de la región, con especial énfasis en la Guerra de Independencia. Por cierto, tampoco te puedes perder la visita a la Casa de la Corregidora, que hoy es el Palacio de Gobierno y que habrás de encontrarte en algún otro momento.

Cuando salgas del templo te darás cuenta que frente a ti se encuentra una bella plaza que en algún momento formó parte del atrio del Templo de San Francisco. Se trata del Jardín Zenea, con un magnífico kiosco porfiriano al centro y su emblemática Fuente de la Diosa Hebes, rodeados de arboladas y jardineras siempre verdes.

Si sigues caminado entre portales y plazoletas, seguramente te encontrarás con el magnífico    Acueducto, que es uno de los principales íconos de la ciudad. Terminado de construir en 1735, hoy luce sus 74 arcos con majestuosidad a lo largo de la avenida Zaragoza que se convierte en la Calzada de los Arcos, y se extiende por más de un kilómetro.

El Convento de la Santa Cruz también es de los lugares más entrañables de la ciudad. Desde el siglo XVI, en su altar principal se encuentra la cruz de cantera que, según la leyenda, apareció en el cielo el día que Querétaro fue conquistada, y desde entonces es un emblema fundamental en la historia de la ciudad.

Un poco más allá del Centro Histórico, el Cerro de las Campanas es un espacio ideal para alejarse del bullicio de la ciudad. Entre sus bellos jardines donde podrás reposar, hay una hermosa y pequeña capilla del año 1900, construida para conmemorar el restablecimiento de las relaciones de México Y Austria, y también verás una enorme estatua de Benito Juárez. Todo esto, porque resulta que aquí fue donde fusilaron a Maximiliano de Habsburgo en 1867.

Museos y otros rincones de la ciudad

La ciudad de Querétaro cuenta con una gran variedad de museos alojados en edificios coloniales. No dejes de visitar el Museo de Arte de Querétaro, que se encuentran en un antiguo claustro barroco de dos pisos, con un patio central donde hay una hermosa fuente de cantera. En sus salas de exposición hay fantásticas colecciones de pintura manierista, barroca, algunas piezas de la Academia de San Carlos y arte europeo en general, además de las exposiciones temporales que el museo presenta frecuentemente.

El Museo de la Ciudad, que habita en lo que fuera el hermoso convento de las capuchinas, es también de visita obligada, y no sólo por la belleza del edificio, sino porque en este espacio la actividad cultural es permanente. En el transcurso del año siempre hay excelentes exposiciones, obras de teatro, conciertos, presentaciones de libros, conferencias, talleres de danza, música y literatura, y demás expresiones culturales que mantiene este espacio siempre activo.

El Museo Casa de la Zacatecana es una buena oportunidad para acercarse a una espléndida casona de época con todo el mobiliario y enseres originales; las pinturas, cerámicas, esculturas, la colección de cristos y en general las piezas del virreinato que descansan en esta propiedad te transportan a otra época.

Y si planeas una estancia más larga, Querétaro ofrece otras alternativas para visitar y pasar el rato. El Parque Bicentenario, en las afueras de la ciudad, es un pequeño parque de atracciones para chicos y granes, que cuenta con un parque acuático con toboganes y albercas, un lago artificial con lanchas, tirolesas y hasta una montaña rusa.

En el bello Andador Libertad, los primeros sábados de cada mes se pone el Mercadito Queretano, donde encontrarás todas las variedades de delicias regionales: quesos, panes, vinos, dulces, mermeladas, carnes, escabeches y demás aperitivos que deleitan al paladar.

La Fábrica en la avenida Corregidora, muy cerca del centro, es también de visita obligada. Este lugar promueve las expresiones artísticas y creativas multiculturales, en un recinto refinado y alternativo tipo industrial, donde siempre hay gente y buen ambiente. En su foro se presentan algunas de las mejores obras de teatro cada fin de semana, pero también hay conciertos y espectáculos en su agenda. Su restaurante y cafetería son espléndidos, así como su tienda de arte y diseño mexicano.

En fin, Querétaro es una ciudad que tiene todo para hacerte volver. No lo pienses mucho y agenda este increíble destino para tu próximo viaje, ¡te encantará!

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos