Calvillo Pueblo Mágico de Aguascalientes

Calvillo Pueblo Mágico de Aguascalientes

Calvillo Pueblo Mágico de Aguascalientes, de exquisitos huertos y haciendas fértiles, es un destino indispensable en tu ruta por el Bajío.

En el sureste del estado de Aguascalientes, muy cerca de su capital, se encuentra el Pueblo Mágico de Calvillo con un patrimonio arquitectónico muy destacado. El poblado  está asentado en un valle de infinitos huertos de guayaba, y a lo lejos están las serranías con bosques ideales para las actividades extremas de montaña.

Hay dos hermosas presas perfectas para la pesca deportiva y la práctica del kayak, y todavía asoman algunas viejas haciendas, mudos testigos de una época próspera y de acontecimientos relevantes.

Calvillo vio el amanecer por primera vez a finales del siglo XVII, cuando los primeros ganaderos y agricultores llegaron a esta región que se conocía como el Valle de Huajúcar. Una de las haciendas más prominentes era la de San Nicolás, que pertenecía a José Calvillo; para el siglo XVIII, en la región ya habitaban más de tres mil personas.

Un  hecho relevante fue la autorización de la construcción del primer templo en 1772: la Parroquia del Señor del Salitre, que hoy es una de las joyas arquitectónicas más destacadas del estado. En 1778 la familia Calvillo donó los terrenos donde hoy se asienta el Pueblo Mágico, y de ahí que su nombre se recuerde hasta ahora.

Calvillo Pueblo Mágico

El centro histórico de Calvillo es encantador, sus calles invitan a ser caminadas y sus plazas tienen siempre acentos íntimos.

La Parroquia del Señor del Salitre es una joya arquitectónica, su cúpula octagonal es una de las más grandes del país, y sus frescos en el interior son espectaculares; su altar chapado en oro no desentona. Aquí se venera al Señor del Salitre, al que se le atribuyen importantes milagros. Más actual es el Santuario de la Virgen de Guadalupe de estilo neogótico, construido totalmente en cantera. Ostenta dos torres, vitrales y un retablo recubierto en hoja de oro en honor a la Virgen Morena.

La Casa de la Cultura, construida en cantera rosa, es otro de los tesoros del pueblo, y está catalogado como patrimonio histórico; siempre tiene exposiciones interesantes y actividades culturales en sus talleres. El Parián es un destacado edificio construido en 1825 para fungir como centro comercial; hoy, a casi dos siglos, se siguen  congregando los comerciantes y artesanos de la región. En este lugar encontrarás los famosos deshilados y bordados de Calvillo.

De hecho, los deshilados de Calvillo son considerados Patrimonio Cultural del Estado. También se pueden adquirir los tradicionales dulces y licores de guayaba. En el Andador Centenario existen varios locales donde se pueden encontrar las bellas piezas artesanales de la región. Muy cerca de Calvillo, en la comunidad de La Labor, los deshilados y bordados son una maravilla.

Los murales del Palacio Municipal del pueblo resultan muy interesantes; en uno se puede conocer gráficamente el devenir histórico de la entidad, y en el otro la actividad agrícola y ganadera que finalmente fue lo que le dio a Calvillo la prosperidad que hoy ostenta.

En los comedores y restaurantes que están cerca de la plaza, no podrás perderte los sabores hidrocálidos. El lechón es delicioso, la costilla de cerdo en salsa de guayaba también, la sopa a la campesina y la de cuatro chiles son toda una tradición, los tamales de queso y mantequilla no se olvidan, y el conejo a la chichimeca es sofisticado. Claro, con las jaleas, mermeladas, empanadas y rollos de dulce de guayaba como postre.

En los alrededores de Calvillo

Los alrededores de Calvillo son prometedores, y es que los paisajes bucólicos de valles fértiles, serranías doradas al atardecer y frescas brumas en las primeras horas del día no dejan ninguna duda de belleza y serenidad.

Empezar por alguna de las haciendas de la zona es un buen inicio, y es que en gran medida ellas son las responsables de los fabulosos valles fértiles que hoy cubren el paisaje de la entidad.  Aunque existen varias haciendas en Calvillo, sólo la Hacienda del Sauz y la Hacienda de Vaquerías son visitables.

En ambos casos se trata de viejos cascos con sus habitaciones todavía con muebles de época, y sobre todo con ricas historias y leyendas de los orígenes de Calvillo. No tiene desperdicio sostener una larga charla con los encargados de estos monumentos, y es que siempre hay historias interesantes que han pasado de generación en generación, y se comparten con una taza de café a la sombra de un roble.

Muy cerca están las presas de Malpaso y Codorniz, donde se puede practicar la pesca deportiva, el kayak, los paseos en lancha, las caminatas interminables por hermosos senderos, acampar y degustar unos pescados frescos a la orilla del lago.

En la Sierra Fría y el Cerro Blanco que miran al pueblo de Calvillo, podrás descubrir fantásticas cascadas con pozas naturales ideales para el nado; del mismo modo, la zona es perfecta para el campismo, la bicicleta, el senderismo, el rappel, la escalada, los paseos a caballo y las actividades de montaña.

Este Pueblo Mágico hidrocálido tiene mucho que ofrecer y es un destino que tienes que tener en tu agenda vacacional. Viaja con toda la familia a Aguascalientes, y descubre las bellezas de este estado poco conocido.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos