Atractivos de Magdalena de Kino Sonora

Atractivos de Magdalena de Kino Sonora

Magdalena de Kino Sonora, en el norte de México, es un Pueblo Mágico de bellos escenarios, donde pasó sus últimos días el Padre Eusebio Kino.

En el desierto de Sonora, entre cactáceas gigantes y arenas infinitas, aparece el Pueblo Mágico de Magdalena de Kino. Como puede adivinarse, su nombre es en honor al Padre Eusebio Kino, quien llegó hasta estos páramos en travesías interminables a pie y en burro, bajo un sol de 50 grados centígrados a la sombra, en una proeza admirable.

Hoy Magdalena de Kino es un privilegiado oasis en medio del desierto sonorense, con un estilo de vida relajado y tranquilo, calles coloridas repletas de anécdotas, bellas plazas y jardines, templos refinados, y la cripta de Eusebio Kino.

El jesuita, explorador, cartógrafo y astrónomo, dejó su natal Italia para internarse en los desiertos de Sonora y Arizona en 1687. Su corazón dejó de latir en su amada Magdalena el 15 de marzo de 1711, a los 65 años de edad, con su viejo petate y lo que traía puesto como única posesión.

Caminar Magdalena de Kino Sonora

La visita de Magdalena de Kino debe iniciar en su centro histórico, pues todos los caminos llevan a él. La Plaza Monumental es el corazón del pueblo, allí está la cripta del Padre Kino; al interior está la osamenta del religioso, y en el techo hay una bella pintura que describe su labor misional en la región.

Este primer cuadro está rodeado por una arquería con restaurantes y tiendas de artesanías, donde se pueden encontrar hermosas piezas realizadas con el tradicional palo fierro y artículos de cestería hechas por los indígenas de la región. En esta  misma plaza se encuentra la Iglesia de Santa María Magdalena (1830) que tiene bellos vitrales en su interior, y la Capilla de San Francisco Javier (1711); ambos son parte del mismo conjunto conventual, y fue donde el Padre Kino ofició su última misa.

Detrás de la plaza hay un espacio conocido como La Industria. Se trata de un conjunto de calles que originalmente eran sede de fábricas y comercios, pero hoy es un lindo paseo donde se pueden visitar lugares como la antigua fábrica de cigarros La Esmeralda, lugares para el entretenimiento y terrazas para degustar platillos regionales.

La Ruta del Corredor Histórico

Si sigues los mapas que los módulos de información te facilitan, desde la Plaza Monumental irás descubriendo los tesoros de Magdalena en esta Ruta del Corredor Histórico.

El Palacio Municipal fue construido a principios del siglo XX por judíos sefarditas, de hecho, sus símbolos hebreos todavía se observan en ventanas y escalinatas. En el interior del edificio hay varios murales que merecen atención, y es el mejor lugar para pedir información sobre los atractivos de Magdalena. En la oficina de turismo podrás contactar a guías acreditados que te acompañarán durante la ruta, para que puedas acceder a varias de las casonas y puedas conocer los detalles del estilo de vida de las familias opulentas de la región en el pasado.

Una de las referencias icónicas del pueblo es el famoso colegio de varones Coronel Juan Fenochio (1906). Aquí fue donde se firmó la Constitución Política del estado de Sonora en 1917. Justo frente a este edificio está la Casa del Ministro de Guerra, de arquitectura gótica. Más adelante, verás la Tienda de Descuento, que fue el primer supermercado construido a principios del siglo XIX, y que hoy es más bien una pequeña tienda que conserva mobiliario de época.

En la calle 5 de mayo, la casona del Coronel Emilio Kosterlinsky (siglo XIX) es de las más bellas. Y frente a la Plaza Monumental, la casa de Miguel Latz es otro de los tesoros arquitectónicos de la entidad; sus bellos jardines y los mitos de sus pasadizos secretos que llegan hasta la iglesia, le confieren un aura misteriosa y divertida. Muy cerca de aquí también vale la pena visitar la casa de Serapio Dávila.

El poblado de San Ignacio

A 8 kilómetros de Magdalena, el poblado de San Ignacio es parte de los atractivos de la zona. Su Capilla de San Ignacio (1867) que igualmente pertenece  al conjunto de capillas de la Ruta del Padre Kino en la Alta Pimería, es muy interesante. Desde el coro de la iglesia y el campanario se tienen magníficas postales del desierto, con Magdalena a lo lejos.

Es imposible dejar Magdalena de Kino sin degustar los magníficos cortes de carne sonorenses, y para ello existen sobradas opciones. Los cortes tienen que ir acompañados de un buen vino, de unas ricas tortillas de harina, frijolitos de la olla, y de unos chiles colorados bien toreados. Para el postre, los dulces de leche, las natillas y los dulces de membrillo son suculentos.

En tu próximo viaje a Hermosillo, no dudes en escaparte a Magdalena de Kino. Puedes estar seguro que desde las postales del desierto en el trayecto hasta tu estancia en el Pueblo Mágico, será una experiencia gratificante.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos